Lámpara funciona con gravedad

el

Lámpara funciona con gravedad

Produce luz sin electricidad o energía solar y puede facilitar la vida a muchas personas que se iluminan con lámparas de queroseno

AGENCIAS

México

La “lámpara maravillosa” se está convirtiendo en realidad en el continente africano. El genio que encierra en su interior y que entrega su luz a quien la hace funcionar, se denomina fuerza  gravitatoria, la misma que atrae a todo lo que existe sobre la Tierra hacia el centro del planeta.

La lámpara Gravity Light (luz de gravedad), técnicamente denominada GL02, genera la electricidad que alimenta a su diodo luminiscente o LED de forma barata, instantánea, segura y sin contaminar, solo con la ayuda de su propio peso, de acuerdo a sus creadores, la Gravity Light Foundation (GLF) un grupo de técnicos, diseñadores e inventores con sede en Londres (Reino Unido).

 

Actualmente, alrededor de una de cada cinco personas en el mundo carecen de energía eléctrica y, para iluminarse, utilizan en muchos casos las lámparas de queroseno, cuyo combustible es caro y son contaminantes y peligrosas, porque perjudican la salud, pueden producir quemaduras e incendios y liberan dióxido de carbono (CO2) y humo negro a la atmósfera, según la GLF.

El equipo de GLF ha presentado la segunda versión (GL02) de esta lámpara, más robusta, luminosa y fácil de usar que el primer modelo denominado GL01, que tuvo un diseño muy exitoso y fue sometida a numerosas pruebas. Además, la GL02 es capaz de proporcionar luz mientras está siendo recargada.

Actualmente este grupo de técnicos está captando financiación y su objetivo es establecer una línea de montaje en Kenia (África), según informa Belinda Cullen, directora de Administración y Logística, de la Gravity Light Foundation.

Esta lámpara ofrece, según Cullen, “más ahorro de dinero, más horas productivas y mejora de la salud para sus usuarios, de los que más de 90 por ciento están dispuestos a adoptarla tras probarla".

"La lámpara de gravedad se instala en una viga robusta y se le acopla un peso de 12 kilos, conformado por una bolsa de piedras o arena. A partir de aquí ya está lista para funcionar en todo momento", informa Cullen.

"La pesa es levantada jalando varias veces una `cuerda de perlas´ que, una vez liberada, comienza a descender con suavidad y lentitud. Este movimiento se trasmite a un piñón de accionamiento y un tren de engranajes de polímero, que pone en marcha un generador de corriente continua", según la portavoz de GLF.

 

Este mecanismo produce apenas una décima parte de vatio o decivatio, suficiente como para energizar una lámpara LED y una serie de dispositivos auxiliares conocidos como SatLigths (luces satélite o periféricas), que pueden acoplarse al cuerpo principal de la lámpara y permiten diseminar la luz por todo alrededor y proporcionar iluminación para trabajar, de acuerdo a Cullen.