Exigen seguridad los electricistas

el

Exigen seguridad los electricistas

 

Trabajadores de la CFE marchan por justicia tras homicidio de su compañero.

 

Elizabeth Aviña

Coatzacoalcos, Ver.

 

Unos 100 trabajadores de la Comisión Federal de Electricidad de Coatzacoalcos pararon labores y marcharon este miércoles en solidaridad por el homicidio de uno de sus compañeros.

Y es que este martes por la tarde, Nicolás Salomón Palomeque fue asesinado frente a las instalaciones de esta empresa cuando salía de trabajar e intentó abordar su auto.  El secretario general de la sección 53 del Suterm, Humberto Reyes Jiménez, reveló que en lo que va del año, dos empleados de la Comisión han sido asesinados en el marco de la inseguridad.  “La situación que estamos viviendo es la de inseguridad, ayer desafortunadamente sufrimos la pérdida de un compañero que fue acribillado a la salida de las instalaciones, entre los compañeros existe miedo y psicosis por lo que se vive. Hoy pedimos a la empresa que le ponga más ganas a la situación de la inseguridad, que se activen protocolos para hacer nuestro trabajo y tengamos la oportunidad como trabajadores de salir con bien y llegar igual a casa”, declaró. Añadió que la petición que se hace a la empresa, es de poner vigilancia permanente en las entradas y salidas para los trabajadores de los turnos de la mañana y la tarde. Asimismo, dijo que los empleados tienen confianza de que el gobierno haga lo propio, y por ello seguirán confiando en ellos. “les pedimos que nos ayuden, que sean más sensibles”. El paro, puntualizó, solo fue por este miércoles como manera de solidarizarse con el compañero caído.  Los que participaron en el paro forman parte de áreas como: medición, ISC, distribución, administrativo, servicio al cliente, entre otros.   “Nosotros nos dedicamos a nuestras actividades, la situación económica que se vive también nos ha impactado en nuestro salario, la gente que se dedica a cosas malas ha de creer que tenemos mucho dinero, pero la verdad vivimos al día”, añadió. Pasado el mediodía, los trabajadores marcharon de sus instalaciones y hasta el Palacio Municipal, donde con cartulinas en mano y gritando consignas pidieron seguridad y poder entrevistarse con el alcalde Víctor Carranza.

Luego de algunos minutos, el Munícipe los atendió en Sala de Cabildos, donde los inconformes expusieron sus preocupaciones.