Fue Soldado por Un Día

el

 Fue Soldado por Un Día

 

El niño Josué Sebastián López Díaz cumplió su sueño en el Tercer Batallón de Infantería.

 

Arturo Torres

MINATITLÁN, VER.

 

Al niño Josué Sebastián López Díaz le tocó ser "Soldado por un día" en el Tercer Batallón de Infantería en la ciudad de Minatitlán, Veracruz, desde las 09:00 horas de este 15 de agosto de 2018, fue recibido por elementos federales encabezados por el comandante teniente coronel de Infantería Diplomado del Estado Mayor Edgar Antonio Toledo Reyes, con todos los honores al entrar a los terrenos militares, primeramente fue llevado a los vestidores en donde le mostraron cuál sería su estancia por un día, más tarde salió con el uniforme militar para la realización de la presentación ante los elementos, los cuales ya se encontraban formados de forma disciplinaria, ahí se le explicó cuál es la formación de un soldado activo, al mismo tiempo se le consideró un integrante con arrojo y valor, porque al momento está luchando en la vida como cualquier ser humano.

Este niño de apenas 5 años y seis meses de edad, es originario de la congregación Rabón Grande perteneciente al puerto de Coatzacoalcos, y de acuerdo a lo declarado al Diario El Heraldo por sus padres Víctor Fabián López Díaz y Rocío Antonio Kan, ellos tienen su domicilio en la calle Pimentero de la zona Uno de la citada congregación, y que apenas salió del preescolar en la escuela María Montessori y al mismo tiempo ingresará a la escuela primaria Leona Vicario, donde iniciará sus estudios básicos, ambos señalaron que el pequeño tiene la enfermedad conocida como Leucemia, pero que tienen fe y esperanza en Dios y los conocimientos médicos, que en un tratamiento por un lapso de tres años vencerá al terrible mal, pero que se encontraban emocionados porque nunca se imaginaron que su sueño de ser un soldado llegara a ser real aunque fuera solamente por un día.

Al menor lo están tratando en el Hospital Comunitario del puerto de Coatzacoalcos y hace apenas seis meses se le detectó la enfermedad y fue la encargada del departamento de Psicología quien hizo el enlace con el Ejército mexicano para que fuera canalizado y pertenecer a la milicia por un día.

Después de haber desayunado con los militares, le fueron mostrados al pequeño sus deberes y objetos que se utilizan en los desastres naturales, también fue subido a uno de los camiones del cual se le dio la llave para que encendiera el motor de la unidad, y como todo un valiente de la milicia, el pequeño Josué llevó a cabo el recorrido de rigor y de esta manera cumplió su sueño de ser "Soldado por un día”, todos los presentes con un nudo en la garganta lo apoyaron para que disfrutara del momento, porque a pesar de su enfermedad, se portó muy valiente como un buen soldado.