Semáforos, no son de ayudan como esperaban

el

Semáforos, no  son de ayudan como esperaban

Martín Cruz

Nanchital, Ver.

 

Debido a la gran cantidad de vehículos que a diario circulan por la ciudad, los semáforos se han convertido en equipos que lejos de regular el tránsito, provocan embotellamientos principalmente en cruceros del centro de la ciudad.

En Nanchital, la gran mayoría de los semáforos permanecen apagados debido a lo costoso o complicado que resulta la reparación, o bien porque en lugar de regular el tránsito son la causa de los embotellamientos.

En opinión de algunos conductores “los semáforos ayudan más apagados”, ya que en el municipio el parque vehicular se disparó considerablemente en los últimos años con la llegada de nuevas concesiones de transporte público y la adquisición de vehículos por parte de particulares que aprovechan los planes de financiamiento.

Aunado a esto, la gran cantidad de foráneos que llegan a este municipio por cuestiones de trabajo, empresas, compañías, entre otros, ocasionando que las calles ya no se den abasto para el tránsito de los automóviles.

Aunque entre 2011 y 2015 la presencia de vehículos materialistas creció de manera exponencial ante la construcción de empresas como Braskem Idesa, con la entrada en operaciones de ésta el flujo disminuyó, pero de igual manera hoy se ven circular gran cantidad de autos foráneos que de una u otra forma están asociados a la instalación de la nueva planta o compañías asentadas en los alrededores.

Con los embotellamientos fue necesario suspender el funcionamiento de los semáforos en el crucero del centro de la ciudad y así como en otras calles en donde se optó por no echarlos a andar, a excepción de los que se encuentran en el crucero de la Plazoleta donde no se han registrado mayores problemas.