No temen gasolineros la competencia

el

No temen gasolineros la competencia

La  Ogave afirma que las nuevas cadenas venden caro el combustible.

AVC/Miguel Ángel Contreras Mauss

Córdoba, Ver.

A unos meses de la entrada al mercado de las nuevas gasolineras, no han sido competencia para los concesionarios locales, pues venden caro y es el mismo producto de Petróleos Mexicanos. El integrante de la Organización de Gasolineros del Estado de Veracruz (Ogave), Luis Ángel Libreros Trejo, aseguró que lo único nuevo de las estaciones de servicio es la imagen y la marca, pues ofrecen el mismo combustible pero varios centavos más caro. "No hemos visto una afectación pues al final del día el consumidor las visita por la novedad, pero dejan de ir porque se dan cuenta que está 30 o 40 centavos arriba de lo que marca la ley", señaló.  El empresario subrayó que las gasolineras trabajan bajo un mismo esquema de Pemex, la paraestatal es quien determina los precios y les surte el combustible. Además, explicó, las nuevas marcas manejan que por cada cantidad de combustible ellos agregan un aditivo el cual sube el octanaje para obtener mayor rendimiento a la unidad, sin embargo no se ha visto reflejado y tampoco es algo novedoso. De acuerdo a datos de la Comisión Reguladora de Energía, dos mil 549 estaciones de servicio de las 11 mil 972 que operan en el país reciben gasolina de proveedores diferentes a Pemex, de acuerdo con la Comisión Reguladora de Energía (CRE). Con el nuevo esquema de comercialización de combustibles, cada estación puede elegir quién es su proveedor, expuso Luis Fernando Herrera, director general de Regulación y Tarifas de la Unidad de Petrolíferos del organismo regulador. De esta forma, dos de cada 10 gasolineras reciben combustibles distintos a los producidos por Pemex. Un ejemplo es ExxonMobil, que en diciembre de 2017 abrió su primera estación en Querétaro y dijo que el combustible sería transportado por tren desde Texas. Otro caso es el de Arco, firma que a través de la cadena estadounidense Andeavor decidió operar con gasolina importada a través de las fronteras de Reynosa y Nogales para su venta en el norte del país.