Se conmueve Norberto Rivera

el

Se conmueve Norberto Rivera

AGENCIAS

CIUDAD DE MÉXICO

En la homilía dominical en la Catedral Metropolitana, el cardenal Norberto Rivera Carrera pidió orar por Mara Fernanda Castillo Miranda y todas las víctimas de feminicidio, y para que se aplique la justicia y derechos humanos en todos los casos.

También se elevó una súplica por el presidente Enrique Peña Nieto, el jefe de gobierno Miguel Ángel Mancera y los respectivos gabinetes federales y estatales "para que el Espíritu Santo los ilumine para dar respuesta a la emergencia en Chiapas y Oaxaca y tengan en cuenta el bienestar social".

Se rezó por los poderes legislativos para que promulgue y ejerzan leyes que brinden seguridad a hombres y mujeres en cualquier hora y por último, se oró por los integrantes de las fuerzas armadas que están en labores de rescate y ayudan a los damnificados del sismo, "para que puedan trabajar con el mismo ánimo para llevar a nuestra patria la justicia y la paz".

En su mensaje litúrgico, el arzobispo primado de México, hizo énfasis en el perdón sin límites y generoso en el que no existe la venganza ni cadenas de odio o rencor. "Hay que romper la lógica de la venganza, la cadena del odio, la prisión del rencor y de la ira. Hay que reencontrar el amor y la magnanimidad. Debemos arriesgarnos a confiar en Dios y en el hombre, más allá de cualquier desilusión".

El prelado dijo que la insistencia de Jesús en el perdón y la mutua comprensión no es propia de un idealista ingenuo, "sino de un espíritu lúcido y realista. Nuestra convivencia diaria no sería posible si elimináramos la mutua tolerancia. Nadie puede pretender tratar sólo con personas perfectas".

Resaltó que perdonar no significa ignorar las injusticias cometidas, ni aceptarlas de manera pasiva o indiferente. "Al contrario, si uno perdona, como Dios perdona, es precisamente para destruir la espiral del mal, y para ayudar al otro a rehabilitarse y actuar de manera diferente en el futuro y también para que el ofendido, hasta donde sea posible, reciba reparación del mal que recibió".

Al término de la misa y como ya es costumbre en el domingo más cercano a las fiestas patrias se llevaron a cabo honores a la bandera y se entonó el Himno Nacional.