Ordeñas en ductos, alcanzan récord

el

Ordeñas en ductos, alcanzan récord

AGENCIAS

SAN FRANCISCO DEL RINCÓN, Gto.- Petróleos Mexicanos (Pemex) informó que entre enero y agosto de este año se detectaron 6 mil 734 tomas clandestinas de su red de ductos.

De acuerdo con información de la petrolera, se está a 139 reportes de igualar la cifra récord que se registró en 2016 y a 140 de establecer un nuevo máximo histórico, sólo que con varios meses de anticipación.

El año pasado, la petrolera reportó 6 mil 873 casos.

Del total de tomas clandestinas que detectó Pemex en los primeros ocho meses del año, mil 246 correspondieron a Guanajuato, la entidad que lidera los reportes de este ilícito.

Los denominados huachicoleros tienen en Puebla otro de los estados donde más cometen este crimen, con 948 casos, seguido de Tamaulipas, con 810; Veracruz, con 677; Estado de México, con 639, e Hidalgo con 616.

El robo de combustibles de los ductos de Pemex es una de las "mayores lacras" que se enfrentan en el sector energético, porque no sólo causan daños al erario, sino que dañan el medio ambiente y deterioran el tejido social, pero "es un delito que en los próximos meses tenderá a la baja", aseguró el titular de la Secretaría de Energía, Pedro Joaquín Coldwell.

Durante su participación en el foro En la era de la incertidumbre, el reto es la reinvención, que organizó el Centro Fox, explicó que creció exponencialmente el robo de combustibles, y por ello el gobierno federal se replanteó la estrategia para combatir el ilícito, y desde hace cinco meses se implementaron nuevas medidas y "estamos teniendo buenos resultados".

"Una de las mayores lacras del sector energético, el robo de ductos de huachicoleros. Le roba ingresos a la nación, debilita el patrimonio, causa daño ambiental, porque con frecuencia se provocan derrames que dañan al medio ambiente y deteriora el tejido social, porque participa la delincuencia organizada", expuso Coldwell.

A la pregunta de si hay involucrados de Pemex, dijo que puede que haya cómplices de la actividad dentro de la petrolera, pero también autoridades municipales, "es un delito que tiene muchas ramificaciones y por eso es tan difícil de combatir".