Investiga PGR a 10 aduanales

el

Investiga PGR a 10 aduanales

Cobraban cuotas en la frontera norte para trámites de importación.

AGENCIAS

Ciudad de México

Por su presunta colusión con el crimen organizado al cobrar cuotas a comerciantes, autoridades federales investigan en la frontera norte a 10 patentes aduanales dedicadas a trámites de importación temporal de mercancías.

La mayoría de las investigadas tiene su sede en Chiapas, pero operan en la frontera de Tamaulipas a través de terceros, especialmente en la ciudad de Matamoros.

Ahí dan servicios a comerciantes ‘‘transmigrantes’’, quienes trasladan desde Estados Unidos vehículos usados y mercancías, como enseres domésticos de segunda mano, a Centroamérica.

Como publicó Grupo Reforma el pasado 20 de noviembre, el modo de operar de algunas de estas agencias aduanales es cobrar los trámites legales por importación de mercancías, y, también, una cuota adicional para el crimen organizado, que es de 300 dólares (unos 5 mil 700 pesos).

Según una lista que parte de una investigación realizada por la PGR, entre las patentes investigadas están la 512, a nombre de Ulises Deschamps Díaz; la 3201, de Francisco Javier Hinojosa Gutiérrez, y la 3132, de Eduardo Sandoval y Olivera.

También la 3053, a nombre de Antonio R. Carrillo Blancas, y la 3885 de René M. de la Garza.

Así como la 3556, de Jorge Arnoldo de la Garza Aviña; la 3661, de Salvador Alonso Alverdi Carmona; la 3979, de Conde Abreu; la 3493, de Ernesto Durán, y la 3625, de Marbella Tamez Olvera.

Esta última fue suspendida en sus operaciones el 1 de diciembre durante un operativo de la Marina y Fuerza Tamaulipas para evitar la extorsión a los transmigrantes.

LAS CUOTAS

Según fuentes empresariales consultadas por Agencia Reforma, miembros de la delincuencia organizada han infiltrado a las autoridades aduanales y hasta han impuesto una cuota de 300 dólares a todo importador legal por cada cruce o pedimento que realicen.

Para ‘‘oficializar’’ el monto, dijeron, la cuota la cobra directamente el crimen al aduanal.

Muchos de los importadores que cruzan sus mercancías por el puente Pharr-Reynosa, que es el de flujo comercial en esta frontera, están siendo objeto de esta extorsión, dijo una fuente.

Este modus operandi se suma a otros reportados en Nuevo Laredo, donde tanto importadores como paseantes están a merced de las extorsiones hasta en las oficinas aduanales.

En febrero y marzo pasados, Reforma publicó que el crimen extorsiona a importadores de maquinaria y vehículos con personal infiltrado en aduanas.