Más caras las gasolinas

el

Más caras las gasolinas

Suben de precio los combustibles a pesar que Hacienda otorga estímulos fiscales aún con flexibilización.

AGENCIAS

CIUDAD DE MÉXICO

La gasolina Magna es la que más recibe el estímulo fiscal que otorga el gobierno federal a los combustibles para suavizar el precio al público, a pesar de que ya están liberalizados en el país por la reforma energética. En el primer trimestre del año, la gasolina de mayor consumo recibió, en promedio, 1.95 pesos por litro de estímulo fiscal para limar el incremento en su costo a la venta en estaciones en general. Mientras que a la Premium, el estímulo promedio que recibió fue de 0.74 pesos por litro entre enero y marzo de este año, de acuerdo con datos de la Unidad de Política de Ingresos no Tributarios de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP). Sin embargo, el diésel es el que más recursos fiscales recibió del grupo de combustibles, con 2.32 pesos por litro, en promedio, en el primer trimestre del año. El estímulo fiscal corresponde al que se otorga a los contribuyentes que importan y venden gasolinas, diésel y combustibles no fósiles, y consiste en una cantidad equivalente a un porcentaje de las cuotas aplicables a dichos carburantes.

La más popular.

De acuerdo con información de la empresa Petróleos Mexicanos (Pemex), del total del consumo de gasolinas en el país, 85% corresponde a la Magna y 15% a la Premium. El consumo de gasolinas en el país durante el primer trimestre del año fue de 782 mil barriles diarios en promedio, equivalente a 121 millones de litros. Las ventas de Pemex Diésel a escala nacional ascendieron a 332 mil barriles diarios en promedio, es decir, 53 millones de litros. Las gasolinas y el diésel son los principales combustibles derivados del petróleo. Pero la Magna o la verde, menor a 92 octanos, es la más popular por ser más barata, pero al mismo tiempo con mayor contenido de azufre y en consecuencia genera un mayor grado de contaminación. Mientras que la Premium o la de mayor octanaje, que se distingue por el color rojo en las estaciones de servicio, contiene menos contaminantes, pero es más cara. Suavización de precios. A partir del 30 de noviembre de 2017 se liberaron los precios de las gasolinas y el diésel en el país, por lo que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público dejó de establecer precios máximos de estos combustibles en el territorio; ahora estos se determinan bajo condiciones de mercado. Pero para este año se decidió continuar con la política de suavización de precios, para lo cual se considera lo que establece el Acuerdo 122/2017, por el que se da a conocer la metodología para determinar el estímulo fiscal en materia del Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS). Lo anterior, tomando en cuenta la fuerte volatilidad en los mercados de energéticos y del tipo de cambio, originados principalmente por la alta incertidumbre sobre las políticas comerciales de Estados Unidos, así como por los efectos asociados a los fenómenos naturales. Frente a estas circunstancias fue necesario extender hasta 2018 la aplicación del estímulo fiscal en materia del IEPS a los combustibles automotrices, para que en las nuevas condiciones del mercado se mitiguen los efectos de la volatilidad de los precios internacionales de las gasolinas y el diésel y del tipo de cambio. Los ingresos por el Impuesto Especial Sobre Producción y Servicios (IEPS) a combustibles no sólo han bajado por el estímulo fiscal que aplicó el gobierno federal para suavizar el aumento de los precios al público, también porque el consumo de gasolina Premium se ha reducido por ser más cara. Durante el primer trimestre del año, el gobierno federal reportó un costo fiscal para suavizar el precio de las gasolinas de casi 14 mil 372 millones de pesos, en tanto que la recaudación por el IEPS a combustibles no llegó a la meta establecida y cayó 22% en comparación con igual periodo de 2017, de acuerdo con datos del Informe de las Finanzas Públicas y la Deuda. Ante las variaciones diarias de los precios, se observó que entre enero y marzo de este año los automovilistas prefirieron comprar la Magna por ser más barata. Cifras de Pemex muestran que el promedio de ventas de esa gasolina fueron de 632 mil barriles diarios durante el primer trimestre del año pasado, volumen que subió a 662 mil barriles entre enero y marzo de 2018. Los consumidores optaron por este combustible más barato, lo cual se observa por la menor compra de la Premium, que en el primer trimestre de 2017 registró un promedio de venta de 140 mil barriles diarios, y que disminuyó a 120 mil barriles para el primer cuarto del año en curso. En el primer trimestre de 2017, el precio de la gasolina Magna fue de 15.91 pesos por litro, mientras que el de la Premium fue de 17.74 pesos; un año después, la verde se vendió en 17.19 y la roja en 18.84 pesos.

(relativa)

NO SOMOS AUTOSUFICIENTES

Agencias

Ciudad de México.

 

El encarecimiento de la gasolina Premium es el resultado, en parte, de que México no produce ni 1% de las ventas nacionales y tiene que comprar a Estados Unidos casi toda la que consumen los mexicanos.

Información de las secretarías de Hacienda, Energía, Economía y Petróleos Mexicanos (Pemex) revela que poco más de nueve de cada 10 litros de gasolina tipo Premium (en sus dos calidades: Premium convencional y Premium Ultra Bajo Azufre, UBA) que utilizan los vehículos de modelo reciente en el país fue elaborada en refinerías de EU.

En el intercambio comercial energético con esa nación, México le vende actualmente crudo a un promedio de 62.45 dólares por barril (al primer trimestre de 2018) y una vez convertido en gasolinas regresa al país a un precio de 77.6 dólares por barril, en el caso de la Premium convencional, y en 80.4 dólares si se trata de Premium UBA, de acuerdo con estadísticas de las secretarías de Hacienda y Economía.