Terrorismo electoral

el

Francisco Martín Moreno

Tratar de Explicar a México

 

No, no se trata de una película, no, por supuesto que no. ¿Un cuento? Sí, un cuento, pero un cuento político con todas las posibilidades de convertirse en realidad, como ya ha acontecido en otras latitudes y en otros tiempos.

No puedo comenzar la narración con un “Érase que se era” o con un “Había una vez…”, porque se trata de un presente amenazador, peligroso y devastador en relación a los máximos intereses de la República, y que pondría en jaque el futuro de México, tal y como acontece hoy en día en Estados Unidos. Me explico:

Todo comenzó cuando la Comunidad de Inteligencia de Estados Unidos probó la “interferencia rusa en las elecciones presidenciales de 2016”, por lo cual Obama expulsó del país a 26 “diplomáticos” rusos antes de terminar su mandato. El Kremlin llevó a cabo ataques cibernéticos para socavar la fe pública durante proceso electoral estadunidense, denigrar a Hilary Clinton y apoyar a un Trump condenado a ser destituido del cargo, según avanzan las investigaciones, se encarcelan a sus colaboradores y se demuestra su alianza con Putin, una incalificable felonía cometida en contra de su propio país.

¿Más? ¡Cómo no! El parlamento inglés investiga la publicidad y las páginas vinculadas con cuentas rusas durante el referéndum del Brexit, así como “el papel de actores extranjeros en el abuso de plataformas para interferir el discurso político de otras naciones”. Por otro lado, Francia se encuentra severamente alarmada por la intromisión de Rusia en las elecciones presidenciales pasadas. El “síndrome ruso” sobrevoló todo el tiempo durante la campaña presidencial francesa, en especial por el apoyo activo del Kremlin a la candidata Le Pen, de la extrema derecha, quien estuvo en marzo de este año en Moscú invitada por Putin, en el entendido que Le Pen apoya la anexión de Crimea a Rusia y se opone a Macron en lo que hace a las sanciones económicas en contra de Rusia. ¿Está claro…?

El calendario electoral europeo comenzó en marzo con Holanda, continuó en mayo en Francia y concluyó en septiembre con Alemania, y en los tres escenarios se advirtió la presencia de una mano negra, la de Vladimir Putin, decidido a dañar a la UE, su actual enemiga a vencer, sobre la base de que Trump ya come a placer en su mano. Putin impulsa a la ultraderecha europea opuesta, entre otras razones, a las avalanchas migratorias. El objetivo final del Kremlin es provocar una respuesta violenta de los ciudadanos europeos en contra de los musulmanes, con el propósito de incendiar sus mezquitas, sus casas, sus automóviles o lograr el despido de sus centros de trabajo, algo así como la Noche de los Cristales Rotos, para que los afectados se defiendan de las agresiones con lo que tengan a su alcance y hacer estallar guerras civiles en el continente europeo. No perdamos de vista el avance de los neonazis en el Reichstag alemán ni en los recientes comicios austriacos: ¡Cuidado!

Finalmente no sólo el Brexit ni las lecciones europeas citadas, sino que en el independentismo catalán ha quedado evidenciada la intervención rusa en el proceso de desintegración de España, cuyo gobierno confirma la injerencia de Putin en Cataluña, a través de miles de cuentas de origen chavista aportadas por Maduro, quien, vale la pena no olvidarlo, estuvo también con Putin en Rusia en octubre pasado… Dos medios del Kremlin, RT y Sputnik hicieron parte de la tarea, junto con Anonymous, @YourAnonNews, ya en desuso…

En las recientes elecciones en Estados Unidos para elegir a los gobernadores de Virginia y Nueva Jersey, ganadas por los demócratas, un bofetón para Trump, decidieron utilizar papel en los comicios para evitar “extrañas” injerencias electrónicas.

¿Por qué razón México se enfrentará a la tormenta perfecta en 2018, como víctima del terrorismo electoral ruso? Un subprocurador encargado del despacho cesó al fiscal electoral, sin contar con facultades para ello. En consecuencia, no hay fiscal y todo parece suponer que el nuevo nombramiento será verdaderamente complejo, ya que el PRI deseará imponer un fiscal a modo que opere en términos encubiertos a su favor. El tribunal electoral se inclina sospechosamente ante el tricolor, en tanto el INE no demuestra el temple requerido para cumplir con sus objetivos electorales. Es decir, vamos a un juego muy peligroso en 2018 y sin árbitro, o con árbitro sospechoso o “vendido” de antemano…

El 4 de junio se llevaron a cabo elecciones en Coahuila y hasta la fecha no contamos con la identidad del ganador en los comicios, dentro de un ping-pong funesto y temerario entre los institutos electorales. Los tribunales electorales dicen un día que sí y al otro que no al INE y éste se contradice en los mismos términos. ¿A quién creerle?

¿Podemos imaginar este escenario desaseado e irresponsable en unas elecciones presidenciales en México? ¿Permaneceremos 5 meses sin saber quién ganó las elecciones federales, como ocurre al día de hoy en Coahuila, sin perder de vista la intromisión rusa para apoyar a López Obrador, a través de Maduro, para crearle un conflicto regional a Trump y obligarlo a cancelar los castigos económicos impuestos a Rusia por medio del congreso de Estados Unidos, a cambio del equilibrio de la región?

Putin quiere a AMLO en el poder para empezar un proceso devastador populista en México y en América Central apoyado por Maduro. Seremos víctimas de un terrorismo electoral en un país desinformado y con 40 millones de mexicanos sepultados en la pobreza.

Asistimos a un nuevo concepto de la guerra sin trincheras ni aviones ni acorazados ni bombas nucleares ni submarinos ni ejércitos armados con sofisticados fusiles. En la actualidad los soldados son jóvenes adiestrados en la manipulación electrónica de las redes sociales, algo así como miles de Edward Snowden y de Julian Assange, auténticos expertos en el hackeo de cuentas de internet y en la instrumentación de ataques cibernéticos, genuinos obuses que pueden destruir los equilibrios financieros, las estrategias militares, así como otros daños colaterales más, como bien pueden ser y son los procesos electorales.

Todo está listo para la manipulación electrónica rusa y será mucho más fácil que en Inglaterra, Alemania, Francia, Estados Unidos y Cataluña… ¿Qué hacer para defendernos y evitar la ejecución de los planes terroristas electorales de Putin? ¿Un cuento político más? Lo veremos…

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

@ fmartinmoreno