Coordenadas

el

¿Será el 27 de noviembre el ‘destape’?

Enrique Quintana

 

Durante los últimos días han circulado versiones a propósito de que el 27 de noviembre será la fecha en la que se dará a conocer quién será el candidato del PRI a la presidencia de la República.

En la gira por Asia, el presidente Peña habló de hechos significativos para él ocurridos un día como ese.

El 27 de noviembre de 2011 se convirtió de facto en candidato del PRI a la presidencia de la República.

Un año antes, el 27 de noviembre, pero de 2010, se casó con Angélica Rivera.

El 27 de noviembre, pero de 2012, Enrique Peña, como presidente electo, acudió a Washington a su primer encuentro con Barack Obama.

El 27 de noviembre de 2014 lanzó en un gran evento en Palacio Nacional los 10 puntos que propuso en respuesta a los hechos de Ayotzinapa.

El domingo 27 de noviembre de 2016, el presidente encabezó el Consejo Político Nacional del PRI en el que lanzó un discurso en el que pidió a los integrantes de su partido a alejarse de visiones derrotistas.

Por cierto, un 27, pero en este caso de febrero de 1969, nació José Antonio Meade.

No tengo información respecto a que el presidente Peña sea supersticioso. Así que la recurrencia de los 27 en realidad puede ser simplemente coincidencia.

Sin embargo, no es imposible que exactamente dentro de dos semanas se dé a conocer el nombre del candidato del PRI.

Creo que el presidente Peña tiene dos opciones para determinar la fecha.

Una de ellas es el mes de noviembre y la otra los primeros días de diciembre.

¿De qué depende que sea una u otra?

Si el presidente percibe que, al interior de su gobierno, y entre quienes aspiran a ser candidatos, hay una situación de tensión que empieza a ser riesgosa, entonces habría argumentos para que el “destape” ocurra en este mes. Puede ser el 27 pero podría ser antes incluso.

Si hubiera una situación de inquietud en los mercados financieros por desconocer quién habrá de ser el sucesor de Agustín Carstens, también es probable que la decisión tuviera que comunicarse pronto, al tiempo que se tomara la relativa al próximo gobernador del Banxico.

Si Trump pasara su reforma fiscal antes del Día de Acción de Gracias (23 de noviembre), como pretende, habría presión por revelar el nombre este mes.

Si tras la quinta ronda de renegociación del TLCAN, que concluye el 21 de noviembre, se percibiera un inminente colapso de las conversaciones, también presionaría a un pronto “destape”.

Si no hubiera ninguno de los factores anteriores y, en contraste, hubiera indicios de que en las próximas semanas habría de definirse la suerte de la alianza PAN-PRD-MC, entonces quizás el presidente podría esperar un poco más.

Si el presidente decidiera aplazar hasta diciembre la revelación del candidato, debería ser antes de su viaje a la Cumbre de París, que tendrá lugar el 12 de diciembre. Aunque quizá su ausencia también sería un buen momento para esa noticia, que entonces quizá surgiría el lunes 11 de diciembre.

El jueves 14 de diciembre comienzan las precampañas. Ese es el límite para que el PRI tenga un precandidato que ya esté en activo.

Hoy, cuando el PRI integre su Comisión Nacional de Procesos Internos, podrían surgir indicios adicionales respecto a la fecha de nominación de su candidato.

Twitter: @E_Q_