Comentadas

el

Comentadas

El tema de la basura en el municipio de Coatzacoalcos parece tener mucho mar de fondo, no obstante que ya la administración del ingeniero Víctor Carranza ha contratado cuando menos 15 camiones de volteo, esto solo parece ser un paliativo que no resuelve el problema de manera definitiva, ya que no solo se trata de la recolección y traslado de los residuos sólidos, sino del área del basurero que provisionalmente es utilizado en Villa Allende.

En ese sentido Gabriel Ocaña López, agente municipal de Villa Allende, ha manifestado que los habitantes de esa congregación están inconformes con el basurero que se ha convertido en un foco de infección y atenta contra la salud de miles de familias, por lo que están pugnando porque la administración municipal, a más tardar a finales del presente mes, esté clausurando ese depósito de residuos.

Lo que llama atención, es que la administración anterior venía prestando el servicio de recolección de basura de manera regular, por lo que no se explica cómo de pronto se descomponen los camiones recolectores y esto genera un caos, lo cual despierta muchas suspicacias. Es probable, que alguien esté saboteando esas actividades o de otra forma se esté generando el caos para justificar concesiones o renta de equipos, incógnita que se irá despejando a medida que se encuentre la solución definitiva (si no es que ya se tiene) a ese problema.

La primera dama de Coatzacoalcos, Lucila Aguilar Manjarrez, tomó posesión formal de la presidencia del DIF de Coatzacoalcos, noble institución que fue utilizada por la administración de Joaquín Caballero para desviar recursos a través de los famosos “aviadores”, así como simular la salida de apoyos a personas que no tenían discapacidad alguna. En ese sentido, la señora Aguilar de Carranza fue muy enfática al señalar: “Estos puestos son de mucho compromiso ante una ciudadanía, que más que nunca hoy quiere resultados, más que nunca hoy quiere transparencia y que los recursos bajen a donde deben ir, a los más vulnerables.

Se espera que no solo se tenga el propósito de hacer todo de manera limpia y transparente, sino que todas las anomalías que se han encontrado no queden en la impunidad, si se desviaron recursos que tenían que ser aplicados en favor de las clases más vulnerables, se investigue y se lleve hasta las últimas consecuencias, no se trata de “borrón y cuenta nueva”. Se espera de un gobierno que ha ofrecido un verdadero cambio, que no se solapen ese tipo de anomalías, que se hagan públicas, se denuncien y se castigue conforme a la ley, ni más, pero tampoco menos.

La consolidación de este gobierno municipal encabezado por el partido Movimiento Regeneración Nacional (Morena) en Coatzacoalcos, sobre todo si consideramos que estamos en plena etapa electoral, dependerá mucho de no convertirse en cómplices por omisión, de las irregularidades y desvíos de recursos cometidos por la administración que encabezó Joaquín Caballero.

Deberán revisar hasta con lupa, los movimientos que ha trascendido, hicieron en la última semana de diciembre, donde se dieron a la tarea de conseguir facturas para justificar el desvío de 70 millones de pesos, mismos que les habría dado BANOBRAS y que en lugar de pagar a proveedores, fue la última tajada que le dieron a los recursos públicos, de eso hay cómplices.