México frente al 2018

el

Juan Pablo Castañón

 

México no podrá crecer a todo su potencial si no se controla la inseguridad ni se combaten la corrupción y la impunidad.

 

2018 puede ser un año promisorio, si los mexicanos somos capaces de superar nuestros retos. Tenemos el desafío de alcanzar acuerdos comerciales que fortalezcan la actividad productiva y eleven el bienestar de los trabajadores y sus familias. Enfrentamos el desafío de garantizar la estabilidad y acelerar el crecimiento. Además, tendremos que decidir cuál es el modelo que queremos seguir para construir un mejor futuro para todos.

Debemos hacerlo sin perder la estabilidad que hemos construido durante los últimos años y que es una base indispensable para impulsar los cambios que necesitamos. Tenemos que mantener un manejo responsable de las finanzas públicas. Es imprescindible controlar los niveles de endeudamiento y hacer una profunda revisión del gasto público.

No sólo se trata de gastar menos, sino gastar mejor. Necesitamos evaluar los programas que funcionan bien para apuntalarlos, mejorar aquellos que tienen áreas de oportunidad y eliminar los que no tienen ningún impacto. El ejercicio responsable de la hacienda pública hará posible que nuestro país tenga un mejor desempeño económico y un mayor bienestar social.

En materia comercial, las renegociaciones de los tratados de libre comercio tanto con Estados Unidos como con la Unión Europea representarán un factor importante en el rumbo que tomará nuestra economía. Una correcta modernización permitirá beneficios para todos: detonaría una mayor creación de empleos y mejor remunerados.

Pero nuestros esfuerzos en el exterior no deben detener nuestra marcha para fortalecer el mercado interno. Tenemos que impulsar el desarrollo de las pequeñas y medianas empresas, integrarlas a las cadenas productivas globales y acercarlas a las nuevas tecnologías y procesos productivos.

Y para lograrlo debemos construir también un mejor ambiente de negocios, eliminando cargas y costos para las empresas. Es imprescindible que concretemos una Ley General de Mejora Regulatoria que haga de esta agenda una política de Estado, en la que participen por igual los tres órdenes de gobierno. México tiene que ser un país de reglas más simples y que se cumplan.

A la vez, debemos impulsar también un pleno Estado de Derecho en el país. México no podrá crecer a todo su potencial si no se controla la inseguridad ni se combaten la corrupción y la impunidad.

Hoy contamos con un marco mejor definido para la intervención de las Fuerzas Armadas, pero aún debemos avanzar con urgencia en el fortalecimiento de las policías locales y en la coordinación para una acción mucho más eficaz. Los ciudadanos necesitan tener su vida y patrimonio resguardados en cada rincón del país, y los tres órdenes de gobierno deben asegurarlo.

Igualmente debemos mejorar la implementación del nuevo modelo de justicia penal y consolidar el Sistema Nacional Anticorrupción. La sociedad demanda una lucha frontal contra la impunidad y la corrupción, donde se castigue a quienes delincan, y se asegure un ejercicio eficaz y honesto de los recursos públicos por parte de las instancias de gobierno y los partidos políticos.

Por último, debemos asegurar que el proceso electoral se lleve a cabo de manera pacífica y constructiva. Las fuerzas políticas no pueden permitir que el interés electoral subordine el respeto a los valores de la democracia ni detenga la actividad de los gobiernos ni de los poderes Legislativo y Judicial. Tenemos pendientes acciones, nombramientos y leyes que no pueden someterse al calendario electoral, sino a la necesidad de los mexicanos. Los mexicanos quieren claridad y sustento en las propuestas de cada candidato, así como sencillez y apertura en la relación con los ciudadanos.

México llega a 2018 con paso firme pero con enormes retos que exigen de la participación, el compromiso y la responsabilidad de todos. A lo largo del año, los empresarios seguiremos impulsando el debate sobre los grandes desafíos nacionales y aportando soluciones para superarlos. Este año debe ser recordado como el año en el que los mexicanos decidimos apostar por un mejor futuro.

 

Empresarial. @jpcastanon