Yo no me rajo

el

Manuel Clouthier Carrillo

 

Las candidaturas independientes existieron en el México post-revolucionario de 1918 a 1946. Nos robaron este derecho para consolidar el partido de estado (PRI- gobierno) que nos mal gobernó 70 años; y en 2015 tuvimos el debut de las candidaturas sin partido en elecciones federales, que por ser una elección intermedia fue para diputados federales.

En esa elección, 2015, aspiramos a ser candidatos independientes 122 ciudadanos, de los cuales sólo 22 logramos la candidatura y nomás uno ganó, su servidor Manuel Clouthier Carrillo, gracias a los sinaloenses del quinto distrito (Culiacán), siendo así el primer diputado federal que llega al Congreso de la Unión sin haber sido postulado por un partido político.

Uno de los compromisos que hice al ganar en 2015 fue que presentaría una iniciativa para ampliar el derecho humano de participación política bajando el umbral de requisitos y restricciones irrazonables que se le pone a las candidaturas independientes. En mi debut en la Cámara en septiembre de 2015 presenté la iniciativa de referencia que tomaba todo aquello que ya había resuelto el Tribunal Electoral como inconstitucional para que eso quedara ya inserto en el texto de la ley y se ampliara ese derecho de los ciudadanos de votar y ser elegidos sin tener que hacerlo por un partido político.

Sin embargo, los diputados de partido en la comisión de Puntos Constitucionales se negaron a discutir ese tema, por lo que mandaron dicha iniciativa a la congeladora. Ya entonces quienes empezaron a entusiasmarse con la idea de ser candidatos independientes a la Presidencia de la República en 2018 se dedicaron a “placearse” por todo el país, pero se olvidaron de la importancia de modificar la ley quitando los requisitos irrazonables y desproporcionados, así como aquellos de carácter discriminatorio o bien los que generan condiciones inequitativas para la contienda.

Hoy vemos que se abrió brecha donde había monte. Para 2018 hubo un incremento de 30 por ciento en los aspirantes a candidatos independientes a diputados federales, pero en crecimiento del número de candidatos que aparecerán en la boleta, porque lograron recabar las firmas del 300 por ciento, ahora habrá más de 60 candidatos a diputados federales y habrá que esperar para ver cuantos logran un escaño en San Lázaro, pero todo indica que pudiera haber más de uno.

También está por definirse que habrá próximamente seis candidatos independientes al Senado de la República lo cual es inédito. Sin embargo quienes aspiran a ser candidatos sin partido a la Presidencia tienen todavía 40 días más para continuar recabando firmas, aunque se ve difícil que puedan cumplir el requisito de dispersión que exige que las aproximadamente 900 mil firmas estén distribuidas en 17 estados del país con 1 por ciento de las firmas en el padrón.

Tres cosas concluyo ahora que logramos alcanzar el umbral del requisito de firmas, por lo que si bien fue muy difícil lograrlo habrá candidato independiente al Senado por Sinaloa.

Primero.— Habrá que cambiar la ley, debe eliminarse el requisito de dispersión o territorialidad, ya que para eso es una campaña. También será necesario reducir el porcentaje de firmas requeridas, ya la Convención de Venecia de la Unión Europea recomienda que este no debe ser mayor a 1 por ciento.

Segundo.— El enemigo a vencer en esta próxima elección es el partido en el poder, el cual ha demostrado con hechos su ineficacia, su gran corrupción y el criminal uso de los recursos públicos en los procesos electorales. Y esta práctica también deberá eliminarse y ser severamente sancionada.

Tercero.— Queda claro que a pesar de los requisitos y trabas, a pesar de las prácticas fraudulentas en las elecciones, la parcialidad de las autoridades electorales y lo inequitativo de la contienda, “sí se puede” cuando la sociedad se decide, así lo demostramos en 2015 y espero que los ciudadanos lo entiendan ahora en 2018.

Yo no me rajo.

 

@ ClouthierManuel