Comentadas

el

Comentadas

Ya no falta ninguna corporación armada para las labores de seguridad en Coatzacoalcos, desde el pasado viernes llegó la Gendarmería que era la única que faltaba, para que en teoría la ciudad más importante del sur de la entidad veracruzana estuviera más que blindada para poder hacer frente al flagelo de la delincuencia, que se ha robado la tranquilidad de más de medio millón de habitantes sureños. Si con la llegada de la Gendarmería las cosas no mejoran, no sabemos a quién más recurrir, los recursos con que se cuenta en el país ya están agotados.

Aquí están integrados al Mando Único, el Ejército Mexicano, la Marina Armada de México, la Policía Federal, la Gendarmería, la Policía Militar, la Fuerza Civil, la Policía Estatal y más de cien elementos de la Policía municipal recién ingresados de la academia El Lencero de Xalapa. Sin embargo, los niveles de gobierno han sido rebasados y por mucho por la delincuencia; ayer por la tarde noche, en plena plaza comercial fue ejecutado un joven hijo de un líder de la CTM y otro más en Cosoleacaque.

El conflicto que se ha suscitado entre las autoridades municipales que encabeza el ingeniero Víctor Carranza y el Sindicato Único de Empleados Municipales que dirige el ex síndico Gersaín Hidalgo Cruz, parece no tener visos de solución al menos en el plazo inmediato, lo que ha motivado que algunos ciudadanos tomen partido de un lado y otro. Es decir, es un tema que está dividiendo a la sociedad, lo cual no es conveniente ante la situación de inseguridad que atravesamos, lo que exige que estemos más unidos que nunca en el propósito de superar esta situación que tiene con temor a toda la población.

Se trata de un tema que debe resolverse conforme a lo que a derecho corresponda, habida cuenta de que existe un Contrato colectivo de trabajo que tiene una vigencia y ese asunto debe quedar en el marco de las relaciones entre Ayuntamiento y sindicato. Sin embargo el asunto parece tomar tintes de carácter político, lo cual ha provocado serias acusaciones que se han hecho públicas pero que no aportan datos precisos de gente con nombre y apellido, sino solo hay generalidades.

Sin embargo, algunas organizaciones sobre todo del sector empresarial, se han manifestado apoyando al alcalde Víctor Carranza Rosaldo, incluso llegando a convocar a una marcha que tendría lugar el día de ayer, de la cual se tuvo que deslindar la autoridad municipal a través de la síndica única Yazmín Martínez Irigoyen, quien de plano descalifica a quien o quienes hayan convocado a esa acción que pone en riesgo y confronta a los ciudadanos.

El único personaje que asume que ha convocado es el empresario Raúl Ojeda Banda, quien a través de su cuenta en redes sociales comunica que ha sido cancelado dicho evento, lo que muestra que tal convocatoria no habría sido consensuada y en todo caso habría sido una acción que cae en terreno de la ocurrencia, porque no se puede convocar sin asumir las consecuencias que pudiera traer tal acción.

Un tema en el que sí hay consenso unánime, es en el sentido de que esta semana deben interponerse las denuncias correspondientes ante las autoridades, para que la administración anterior de Coatzacoalcos comparezca ante el Cabido en pleno y explique los supuestos desvíos millonarios de recursos, pero dicha comparecencia deberá ser en sesión pública y no en privado.